Perfil y Antecedentes

Marco Institucional

El Registro Nacional de las Personas es la institución que tiene a cargo el registro de todos los hechos y actos relativos al estado civil de las personas naturales, desde su nacimiento hasta su muerte, así como, la emisión de documentos de identificación y los medios necesarios para su participación en la vida ciudadana y social del país.

Es una institución de seguridad nacional, considerándose como un órgano especial del Estado, vinculado estrechamente a la seguridad de la sociedad, de carácter independiente, con personalidad jurídica, autonomía técnica y administrativa, autodeterminación normativa; con asiento en la Capital de la República, autoridad en todo el territorio nacional y autorización para establecer oficinas registrales en los lugares que él mismo considere necesario

Antecedentes

En Honduras, como en otros países latinoamericanos, el Registro Civil inició a principios de 1880, traspasando los libros de inscripción de nacimientos, matrimonios y defunciones de la Iglesia Católica a las Alcaldías Municipales. Un siglo después, se constituye el Registro Nacional de las Personas (RNP) como un ente que depende del Tribunal Nacional de Elecciones (TNE), mediante el decreto legislativo 150-1982.

Con este decreto se incorporaron innovaciones en materia de registro civil como la administración centralizada y su participación directa en la elaboración de estadísticas vitales.

En junio de 1983 se inicia la implementación de la nueva ley, mediante un inventario de los nacimientos inscritos entre 1880 y 1983. Se conformó una base de datos con 5 millones de inscripciones, que tenía como objetivo principal establecer el número de identidad, formado por el código de ubicación geográfica, el año y número de inscripción.

A partir de 1984, las actas de inscripciones se integran a la base de datos con la trascripción de los libros de nacimientos, defunciones, matrimonios, uniones de hecho y adopciones. Luego, en 1987 se inicia el inventario de las inscripciones de defunciones de los años 1880 a 1984, logrando integrar una base de datos de 1.300,000 inscripciones correspondientes a 6,125 libros de actas.

Aún entonces, el RNP seguía siendo dependiente del TNE y se enfrentó a problemas económicos, estructurales y políticos que impidieron el desarrollo total de la institución. En ocasiones, los objetivos del RNP tenían un carácter secundario en la toma de decisiones del TNE, subestimando las metas y funciones primordiales de la institución dependiente.

En busca de una solución a estos problemas, en mayo de 2004 mediante Decreto No 62-2004, el Congreso Nacional aprobó la nueva ley del RNP, separándolo del ahora Tribunal Supremo Electoral para constituirse en un ente autónomo, especializado e independiente para cumplir con sus funciones: planificar, organizar, dirigir, desarrollar y administrar el sistema integrado del Registro Civil e Identificación Nacional de las Personas naturales y proporcionar la información para la elaboración del Censo Nacional Electoral.

En la actualidad, el RNP tiene Oficinas Registrales en 298 municipios del país, de las cuales 67 cuentan con sistema computarizado (22 de ellas en linea). También existen 13 Oficinas Auxiliares, ubicadas en aldeas de municipios fronterizos, de difícil acceso o donde predominan grupos étnicos. Un Registrador Civil y/o Auxiliar está a cargo de estas oficinas e inscriben los hechos y actos de las personas de la zona asignada.

Además cuenta con 20 Oficialías Civiles Departamentales, que tienen como función principal elaborar de manera gratuita reposiciones por omisión, rectificaciones, adiciones y subsanaciones de las alteraciones de las inscripciones, anotaciones y/o resoluciones.

Asimismo, el RNP formó un Departamento de Identificación Nacional (DIN), encargado de la emisión de las tarjetas de identidad. La información de este departamento se fundamenta en la igualdad del número de inscripción de nacimiento o naturalización con el de la tarjeta de identidad, garantizando así, información confiable. Actualmente, el sistema de identificación nacional incluye un método biométrico dactilar de ambos índices de cada ciudadano.

El nuevo sistema de identificación nacional será decadactilar, es decir que registra las 10 huellas de cada ciudadano. Es según el contrato firmado con la empresa IAFIS-SAGEM S.A., proveedora de este servicio.